2 de febrero de 2009

4.- Nudo de espejos

De noche me levanto y busco en los rincones, en la oscuridad razones para andar.
Hurgo en todas la orillas en el patio y entre los libros, entre lo oculto y lo sabido, entre lo hallado y lo perdido.
Cierro bien mis pasos y hago un nudo a los espejos evitando los reflejos de la lluvia al callar.
Se que soy un fantasma que deambula entre acertijos entre sombras sin cobijos y de cara al mar.
Y te amare entre tinieblas, entre nubes desiertos y velas, y te amare en el espacio, pero como estoy tan apurado te amare aqui.
Abro las ventanas y detengo los relojes, cazo al vuelo unas canciones y me pongo a bailar, persiguiendo dimensiones ke me roban ekilibrios hasta el arco de tus ojos, en el tunel de mis venas, me detengo a conversar con los retratos, entre nosotros no hay relatos que se deban guardar.
Brindo hasta la luna con un vaso vacio, se ke el tiempo no es perfecto para estar?
Y te amare entre condenas, entre dudas locuras y penas, y te amare a la distancia, pero como sigo tan apurado te amare aki, te amare aki.
Un dia me levanto y veo mi estropicio, y tus dedos se me enredan en mi desquicio, como barcos que se lanzan por la borda, recordando ke es un vicio navegar por los sueños.


Regresar a Memorias desde Vesania

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja comentario o agradece no ¬¬?